La Ley de Dios


Ir al Contenido

La Ley de Dios

Temas Biblicos

Imprimir este tema

La ley de Dios


Vemos en la actualidad un sufrimiento indescriptible, desde bebés hasta ancianos, nadie se escapa de la crueldad que existe en estos días.


¿Por qué ha aumentado tanto la maldad en los últimos años? ¿Habrá algún momento en que podamos volver a tener tranquilidad y paz este mundo?

¿Hace cuánto tiempo leyó usted la ley de Dios?

Bueno hagámoslo ahora:




LOS 10 MANDAMIENTOS

Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto,
de casa de servidumbre.

I
No tendrás dioses ajenos delante de mí.




II
No te harás imagen, ni ninguna semejanza
de lo que esté arriba en el cielo,
ni abajo en la tierra,
ni en las aguas debajo de la tierra.
No te inclinarás a ellas,
ni las honrarás;
porque yo soy Jehová tu Dios,
fuerte, celoso, que visito la maldad
de los padres sobre los hijos
hasta la tercera y cuarta generación
de los que me aborrecen,
y hago misericordia a millares,
a los que me aman
y guardan mis mandamientos.



III
No tomarás el nombre de
Jehová tu Dios en vano;
porque no dará por inocente
Jehová al que tomare su nombre en vano.



IV

Acuérdate del día de reposo
para santificarlo.
Seis días trabajarás,
y harás toda tu obra;
mas el séptimo día es reposo
para Jehová tu Dios;
no hagas en él obra alguna,
tú, ni tu hijo,
ni tu hija, ni tu siervo,
ni tu criada, ni tu bestia,
ni tu extranjero que está
dentro de tus puertas.

Porque en seis días hizo
Jehová los cielos y la tierra,
el mar, y todas las
cosas que en ellos hay,
y reposó en el séptimo día;
por tanto, Jehová bendijo
el día de reposo y lo santificó.




V

Honra a tu padre y a tu madre,
para que tus días se alarguen
en la tierra que Jehová tu Dios te da.


VI
No matarás.

VII
No cometerás adulterio.


VIII
No hurtarás.

IX
No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.

X
No codiciarás la casa de tu prójimo,
no codiciarás la mujer de tu prójimo,
ni su siervo, ni su criada, ni su buey,
ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.




Volvamos hace muchos años y veámos qué es lo que ha pasado.

Dios mismo escribió su ley en dos tablas de piedra y sólo encontramos escrito en Exodo 31: 18, 32: 16 "Y dió Dios a Moisés dos tablas del testimonio, tablas de piedra escritas con el dedo de Dios". " y las tablas eran obra de Dios y la escritura era escritura de Dios grabada sobre las tablas ".
Aquí vemos que Dios mismo escribió su ley y no fue Moisés como muchos llaman la ley de Moisés estas eran otras ordenanzas que Dios le indicó después a Moisés.
¿Porque nos dio Dios una ley?, ¿Será que el Señor nos llenó de prohibiciones para que no fuéramos felices?

Cuando Dios creó a Adán y Eva los hizo para hacer felices, tener paz y gozar de una larga vida.
Sin embargo por la desobediencia a un mandato del Señor, el pecado entró en la humanidad y Dios por amor al hombre le dio su ley para protegerlo y darle la verdadera felicidad.
Su ley es como una guía que señala el camino que debemos seguir para encontrar una auténtica felicidad así lo expresan
Proverbios 29:18 "El que guarda la ley es bienaventurado" y también Proverbios 3:1-2 "Tú corazón guarde mis mandamientos; porque largura de días y años de vida y paz te aumentarán "
y desde ese momento Satanás ha hecho guerra contra los mandamientos de nuestro Dios. En cada época de la historia de la humanidad el enemigo de las almas se ha propuesto hacer caer en uno o varios puntos de la ley, al hombre para que así se pierdan y serán infelices. El declara que es imposible guardar y los diez mandamientos con esto dice que Dios fue el culpable de que el hombre cayera en pecado, que Dios es el autor del pecado y así del sufrimiento y de la muerte.

Muchos dicen que esta ley era para los judíos, pero vemos que desde el tiempo de Adán ya están estos preceptos y a Moisés de los escribió porque ya el pueblo israelita los había olvidado y vez tras vez el pueblo se olvidaba de la ley de Dios y sufría las consecuencias hasta que llegó el día en que crucificaron al Mesías.

El pueblo israelita durante mucho tiempo aprendió que su prosperidad dependía de su obediencia a la ley de Dios.
"Y nos mandó Jehová que cumplamos todos estos estatutos para que nos vaya bien" Deuteronomio 6:24. Cuando eran desobedientes venían sufrimiento la esclavitud y el dolor pero cuando se arrepentían y obedecían a Dios, eran prosperados y por esta razón la obediencia de muchos de los dirigentes y del pueblo no era impulsada por amor. Su motivo de obediencia era egoísta. Lo único que deseaban era la grandeza nacional. Se olvidaron de que debían ser la luz del mundo y se aislaron habían interpretado mal las instrucciones dadas por medio de Moisés acerca de su asociación con los idólatras. Después de que regresaron de revisión y a se dedicaron a ley succión religiosa creyendo que así lograría la grandeza nacional establecieron escuelas pero muchos de los instructores habían recibido ideas y costumbres paganas las cuales penetraron en su ceremonial religioso perdieron de vista el sentido espiritual de las ceremonias que eran un símbolo de nuestro señor Jesús y se aferraron a las formas muertas de ceremonias y restricciones. Inventaron muchos requerimientos que no estaban fundamentados en la ley de Dios ya que eran rígidos y carecían del amor y ternura de Dios. Con todas esas restricciones y gravosas órdenes era imposible guardar la "ley de Dios" pero fue suficiente para que el enemigo de las almas desalentara al pueblo, rebajara el concepto del carácter de nuestro buen Dios y así desalentar a otros a seguirla.

Pero Jesús había de desenmascarar este engaño. Desde que nuestro señor Jesús vino a este mundo, comprendemos que Dios conoce en nuestras pruebas y comprende nuestros sufrimientos.
Jesús tomó nuestra naturaleza humana y pasó nuestros problemas, él sufrió mucho más que nosotros, soportó toda prueba a la cual nosotros también estamos sujetos y no ejerció en favor suyo ningún poder del cual también nos sea ofrecido a nosotros. Jesús nunca cayó en ninguna tentación él andaba haciendo el bien ir ganando a todos los afligidos él demostró claramente a los hombres el verdadero carácter de la ley de Dios y la naturaleza de su servicio él demostró con su vida que es posible obedecer la ley de Dios y así queda demostrado que Cristo nos dio un ejemplo de obediencia y ahora en el cielo como hijo de Dios nos imparte poder para obedecer a nosotros también. La vida de obediencia de El Salvador sostuvo los derechos de la ley; demostró que la ley se puede guardar por la humanidad y reveló la excelencia del carácter que se puede desarrollar a través de la obediencia de la ley de Dios.
Veámos una comparación entre las carácterísticas del Carácter de Dios y su Ley:





Acordémonos de la parábola del buen samaritano, los judíos acusaba a Jesús de tratar con liviandad la ley dada desde el Sinaí, cuando el doctor de la ley le preguntó a Jesús ¿Que debía hacer para obtener la vida eterna? Pero Jesús no entró en controversia él solo preguntó un ¿Qué está escrito en la ley? Entonces el doctor de la ley respondió "Amarás al señor tu Dios de todo corazón, y con toda tu alma, y con todas sus fuerzas y con toda tu mente y a tu prójimo como a ti mismo." Lucas 10:25
Jesús dijo "Bien has dicho: haz esto y vivirás".

Jesús aquí presentó la ley como una unidad enseñando que es imposible guardar un precepto y quebrantar otro; porque el mismo principio de amor corre por todos ellos.

Aquí podemos determinar que los primeros cuatro mandamientos se refieren a nuestro amor hacia Dios y los otros seis se refieren al amor hacia nuestro prójimo quien es toda persona que necesite ayuda; toda alma que este vida por el enemigo; es todo aquel que pertenece a Dios sin importar su raza, color o clase social.

Todo esto no es más que el cumplimiento del principio de la ley y manifestado en la vida de Jesús. Su carácter revela el verdadero carácter de la ley y muestra que es amar prójimo como nosotros mismos y así será el testimonio de que " La ley de Jehová es perfecta que envuelve el alma " Salmos 19:7.
Y si alguno deja de manifestar este amor hacia nuestro prójimo el cual profesan violar la ley de Dios. El sentimiento que manifestamos hacia cada uno de nuestro prójimo, declara cuál es nuestro sentimiento hacia Dios. "Si alguno dijo en, yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, el tal es mentiroso. Porque el que no ama a su hermano del cual ha abierto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? " 1 Juan 4:20

La ley de Dios no cumple su propósito a menos que se tenga una relación personal con El Salvador. Cristo demostró muchas veces que la ley de su padre tenía al, profundo que sólo órdenes autoritarias. En la ley se revela el mismo principio del evangelio la ley señala el deber al hombre, y le muestra que es el pecado según
Juan 3:4 "El pecado de infracción de la ley" y según Romanos 7:7 "Yo no conocí el pecado sino por la ley, porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás" Romanos 3:20 "Por medio de la ley es el conocimiento del pecado".
Además señala nuestra culpabilidad, nos convence de pecado y nos revela nuestra necesidad de un Salvador de su sangre purificadora y de su justicia a y así nos hace buscar el perdón en Cristo Jesús y nos da poder para obedecer a lo que la ley nos dice. La única manera de saber si estamos en pecado es someter nuestra vida si estamos viviendo de acuerdo a la ley de Dios los diez mandamientos ellos indican la línea de separación entre lo bueno y lo malo.


Dios desea el elevarnos, transformarnos. El dijo:
"Sed pues, vosotros perfectos, como nuestro Padre que está en los cielos es Perfecto " Mateo 5:48. Dios proveyó un perfecto y completo plan de rescate del poder de Satanás. Cristo separa siempre del pecado al alma contrita. El vino para destruir las obras del diablo y ha hecho provisión para que el Espíritu Santo sea impartido a toda alma arrepentida, para guardarla de pecar. El diablo se alegra cuando oye a los profesos cristianos que ponen excusas por alguna deformidad de su carácter las que los inducen a pecar y dicen que no hay justo ni a un uno y que nadie puede dejar de pecar. Pero no hay disculpa para el pecado la perfección y la santidad y una vida semejante a la de Cristo es accesible para todo hijo de Dios arrepentido y creyente.

Muchos otros, la gran mayoría de cristianos, citan
Colosenses 2:14 y Efesios 2:15: "Anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de medio y clavándola en la Cruz." "Aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos uno solo y nuevo hombre, haciendo la paz y mediante la Cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo..."
queriendo dar a entender que ya no debemos obedecer la ley que los diez mandamientos y que quedó a clavada en la Cruz por lo tanto dicen ellos somos libres para no obedecerlos. Pero estos dos pasajes se refieren a la ley de ordenanzas donde estaban descritos por Moisés los ritos de la ley ceremonial la cual indicaba un sistema de sacrificios y del sacerdocio todos estos ritos como la muerte y el sacrificio de los corderos en el altar lo cual sólo prefiguraba la muerte de nuestro señor Jesús en la Cruz y por lo tanto nosotros ya no tenemos que sacrificar ningún cordero porque Cristo es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, por lo tanto ya no tenemos que hacer ceremonias ni era un tabernáculo ni presentar un sacrificio ni derramar la sangre sino que ahora somos libres y con solo arrodillarnos y arrepentirnos y creer en la justificación por la fe por la muerte de Cristo en la Cruz del calvario podemos obtener el perdón de todos nuestros pecados cometidos y poder del espíritu santo para ya no pecar más. El sistema típico que prefiguraba Cristo como el Cordero de Dios iba a ser abolido cuando él muriese; pero los preceptos del Decálogo son tan inmutable como el trono de Dios.

Recordemos cuando Cristo mismo le dijo a la mujer aquí los fariseos querían apedrear:
"Mujer, ni yo te condeno vete y NO peques más" Juan 8:11. Cristo nunca le hubiera dicho a la mujer esas palabra si hubiera sido algo imposible para ella esto fue para ella el principio de una nueva vida una vida de pureza y paz consagrada al servicio de Dios un en su acto de perdonar a esta mujer y estimular la vivir una vida mejor el carácter de Jesús resplandece con la belleza de la justicia perfecta y aunque no toleró el pecado ni redujo el sentido de la culpabilidad no trato de condenar sino de salvar. Mientras los hombres aborrece al pecador y llaman el pecado Cristo aborrece el pecado de uva al pecador tal de obedecer el título de todos los que necesita. El amor cristiano excelente censurar presto para discernir el arrepentimiento, listo para perdonar, para alentar, y para afirmar al errante en la senda de la santidad.

Además Jesús demostró y dejó bien claro que el mundo había venido para cambiar la ley ni abrogarla:
"No penséis que venido para abrogar la ley o los profetas: no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseña los hombres, muy pequeños era llamado en el freno de los cielos; mas cualquiera que lo salga y los enseñen, éste será llamado grande en el reino de los cielos pronto " Mateo 5:17-19.
Su misión en este mundo consistía en vindicar los sagrados derechos de aquella ley del mismo había dado con su Padre. Si la ley de Dios hubiese podido cambiarse o abrogarse, Cristo no habría necesitado sufrir las consecuencias de nuestra transgresión. El vino para explicar la relación de la ley con el hombre y demostrar sus preceptos en su propia vida de obediencia. La ley de los diez mandamientos es una expedición del pensamiento de Dios: cuando se reside en Cristo, llega a ser también nuestro pensamiento, nos eleva por encima del poder de nuestros deseos y tendencias de caminos a sus naturales, por encima de las tentaciones que nos inducen a pecar sentido desea que seamos felices y nos ha dado los preceptos de la ley para que obedeciendo las tengamos gozo.
Cristo dijo:
"Yo también he guardado los mandamientos de mi Padre, y estoy en su amor " Juan 15:10

Luego leemos en
Romanos 3 31 "¿Luego por la fe y validamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley" y también Romanos 6:14 "Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia. ¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera... más ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos ciertos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin la vida eterna. Porque la pala del pecado es muerte, mas la dádiva de dioses vida eterna en Cristo Jesús señor nuestro".
Pablo mismo habló de la ley de Dios un como
santa, justa y buena, muchos años después de la Cruz Romanos 7:7-12 y cuando nos dicen que "el fin de la ley es Cristo" Rom 10:4 quiere decir que el objetivo, el fin, el propósito, u objetivo es Cristo; es la meta final en llevarnos a nuestro señor Jesús como el mismo evangelio.

Dios escribió diez mandamientos. El diablo siempre ha peleado contra esos mandamientos pero con uno solo una que haga caer al hombre es que está perdido esto no confirmamos en Santiago 2:10 "Cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiera en un punto, este hecho culpable de todos" . Por eso Dios nos pide que seamos perfectos tienen un perfecto carácter cristiano y eso sólo lo podemos determinar escudriñando la ley de Dios que es la guía segura para una vida justa sin ella nadie podrá tener éxito
" Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre Eclesiatés 12:13; ¡Oh, cuanto amo yo tú ley! Todo el día es ella mi meditación. Me has hecho más sabio que mis enemigos con tus mandamientos, porque siempre están conmigo... más que los viejos he entendido, porque he guardado tus mandamientos; de todo mal camino contuve mis pies, para guardar tu palabra.... de tus mandamientos adquirí inteligencia por tanto, he aborrecido todo camino de mentira. Salmo 119:97,98,100,101,104.

Como hemos dicho antes la ley revelan los atributos del carácter de Dios y no podía cambiarse una jota una tilde de ella para ponerla el nivel del hombre en su condición caída. Y no cambió su ley, pero se sacrificó en Cristo, por la redención del hombre. La ley requiere una vida justa un carácter perfecto, cuando Cristo vino esta tierra vivir una vida santa y desarrolló un carácter perfecto. Su vida reemplaza la vida de los hombres y a través del arrepentimiento y la sangre de Cristo somos redimidos de los pecados pasados, por la paciencia de Dios. El enemigo procuró demostrar que la justicia de la ley de Dios es enemiga de la paz pero Cristo demostró que en el plan de Dios están indisolublemente unidas; una no puede existir sin la otra:
" La misericordia verdad se encontraron la justicia y la paz se besaron." Salmo 85:10. Con la muerte de Cristo; Satanás quiso aprovechar para abrogar la ley y decir que quedó clavada Veracruz así podría inmortalizar la transgresión y colocar al mundo bajo su dominio a través del engaño creyéndose salvos sin guardar la ley.

Alrededor de esto girará el último conflicto de la gran lucha entre Cristo y el Satanás. El enemigo presenta ahora que la ley y escrita por el mismo de dos detenidos fue cambiada. No necesita atacar toda la ley útil, sin puede inducir a los hombres a despreciar a perfecto, logrará su propósito y así se colocan bajo el poder del enemigo. Sustituyendo la ley de Dios por la ley humana se Satanás procurará dominar al mundo. Esta obra está predicho en la profecía. Hablando de la bestia (Poder) que: " hablará palabras contra el altísimo y a los santos del altísimo quebrantará, y pensara en cambiar los tiempos y la ley" Daniel 7:25
los hombres establecerán leyes para contrarrestar la ley de Dios y en su suelo por imponer estas leyes oprimirán a sus semejantes. La guerra contra la ley de Dios, que empezó en el cielo, continuará hasta el fin del tiempo. Cada hombre será probado. y del fin del tiempo se profetiza:
"El dragon (el diablo) se llenó de ira contra la mujer (la verdadera iglesia) y se fué a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella: Los que guardan los mandamientos de Dios" Apocalipsis 12: 17" A aqui encontramos que al final del tiempo que hay un grupo que tiene una característica muy especial los que guardan los mandamientos de Dios y se nos vuelve repetir en el siguiente vesículo "Aquí está la paciencia de los santos los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús" Apocalipsis 14:12
Estas son las únicas carácterísticas distintivas que revela la Palabra acerca del verdadero Pueblo de Dios.

Dios no puede cambiar (Sant.1:17 y Malaquías 3:6) por lo tanto su ley no puede cambiar ya que tienen el mismo carácter; su ley es eterna, a pesar delas falsas interpretaciones humanas, a pesar de tradiciones, a pesar de sentimientos, nunca cambiarán los principios que Dios estableció. El mundo entero desde antes de escribir si quiere obedecer o desobedecer. Todos eran llamados a elegir entre la ley de Dios o la ley del hombre aquí estará la diferencia habrán solamente dos clases. El enemigo odia a quienes respetan la ley de Dios y por lo tanto hará guerra contra ellos y los oprimirá pero "Tiempo es de actuar, oh Jehová, porque han invalidado tu ley" (salmo 119:126). Esta obra es de restaurar la ley de Dios al lugar que le corresponde. Nadie puede violar impunemente la ley de Dios y quedar sin castigo.

Cada uno demostrará si ha elegido el lado de la lealtad vuelve la rebelión. Y luego vendrá el fin.
Dios indicará su ley y librará a su pueblo. Satanás y todos los que se ha reunido con él en su rebelión, serán destruidos.
Se verá que los preceptos de La Ley de Dios son perfectos e inmutables.

¿De qué lado estarás tú?


Permítenos compartirte unos videos de WLC que nos ayudan a entender un poco mas este tema:

Jesús dijo:

"Si me amáis, guardad mis mandamientos" Juan 14:15

" Este es el amor de Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos" 1 Juan 5:3


Regresar al contenido | Regresar al menú principal